jueves, 23 de febrero de 2017

[Dia 9] Desconexión

Buenas tardes de jueves. Hoy no ha sido un buen día. La tarde ha ayudado a desconectar. Espero que mañana sea mejor. La predicción de un futuro probable creo que nunca le hizo bien a nadie.

Espero que sea una de las pocas entradas sin fundamento aparente.

Mañana nos leemos.

P.D.: Hoy hemos despedido a personitas que echaremos de menos, acabemos donde acabemos... nunca se sabe... No están todos los que son, pero si son todos (sigh) los que están...



miércoles, 22 de febrero de 2017

[Día 8] Resoluciones

Buenas tardes. Hoy ha sido una mañana densa para ser miércoles. La agenda a tope, mucho follón en la sala de espera (las discusiones sobre quien debe entrar antes, si el que tenía la cita más temprano y ha llegado tarde o el que ha llegado antes de tiempo a pesar de faltar incluso una hora para su turno ha sido una constante durante toda la mañana), mayor necesidad de cafeína que días anteriores y run-run constante en la cabeza de cosas pendientes y el poco tiempo que tengo esta semana para hacerlas.

A pesar de todo ha sido también un día interesante. He tenido algunas revisiones planificadas de la semana pasada y prácticamente todas se han solucionado. La verdad es que eso anima a cualquiera. Es cierto que algunas, por muchas alternativas que uno pueda tener en mente, y son la mayoría, se solucionan por sí mismas (paciencia, cuanta falta nos haces), pero otras, la minoría, se han visto influenciadas por la intervención realizada. Además es de agradecer que los pacientes acudan a consulta para decirte que están mejor, no sólo para buscar solución a un problema.

Desgraciadamente no todo son buenas noticias. Hay veces que, aunque deseemos mejorar la situación de una persona, el curso de una enfermedad o determinadas circunstancias nos impiden hacerlo. En los tiempos que corren sucede con mayor frecuencia de lo que querríamos. En estos casos intentar apoyar al que padece y a su entorno, facilitar la comunicación y asistencia más allá de un horario cerrado de consulta y proporcionar todas las medidas que estén en nuestra mano para hacer más llevadero su malestar es lo único que podemos hacer. Pero que conste que esto no es poco. Y así lo demuestra la persona que esté recibiendo nuestra atención, por consciente que sea de su situación y de su inevitable resolución.

Mañana tendré la oportunidad de despejarme un poco con un pequeño gran grupúsculo de compañeros. Aunque dudo que no se me pase por la cabeza como se encontrará alguien y de qué me enteraré al día siguiente. Y si no, desgraciadamente, en un futuro no tan lejano como uno quisiera.

Nos leemos mañana ;).



martes, 21 de febrero de 2017

[Día 7] Capacitación

Llevamos un par de días con viento (y lo que nos queda), y además ha hecho un poquitín de frío (intento suavizarlo porque como buen chicarrón del norte que soy, a esto no lo debo llamar frío :P), se avecinaba un día de muchas salidas, pero al final no ha sido así.

Pocas salidas. Ninguna de gravedad por fortuna (puede que el trabajo se haga más tedioso en estas circunstancias, pero leñe, mejor que no haya gente que necesite realmente una atención urgente, ¿no?).

La verdad es que el trabajo del 061 me gusta. Es un servicio que creo que requeriría de una vuelta de tuerca pero a mí me resulta excitante. Es curioso, porque en muchos aspectos se distancia bastante de lo que supone ser un Médico de Atención Primaria, la principal razón por la que, aunque con algunos vaivenes de por medio, comencé a estudiar hace eones para ejercer esta profesión.

El hecho de que me guste, que con el tiempo haya sabido apreciar el trabajo en Urgencias, y la opinión de muchos compañeros de profesión de la necesidad de una capacitación específica para ejercer en este campo, ha hecho que cada día sea más consciente de la formación particular y continuada que hace falta para ejercer con suficientes garantías esta labor.

De hecho, intento con cada oportunidad que se presenta, prepararme lo mejor posible para poder dar la mejor atención en este ámbito, pero la falta de continuidad durante la residencia, por lo menos en mi caso, supone una gran dificultad para ganar la suficiente seguridad. Quizás le esté dando demasiadas vueltas, pero creo que es un tema que merece la discusión que se lleva viendo en los últimos tiempos.

¿Vosotros qué creéis? Aunque se la respuesta de algunos, no estaría mal hablar sobre el tema (a ver si consigo "picar" a alguno :P).

Poco más os quiero contar hoy. Tengo el presentimiento que aunque mañana sea el día más liviano según el calendario, se avecinan nubarrones. Ya os contaré.

Nos leemos ;).

P.D.: Yo hoy. No es cara de asco, es por el sol :P.



lunes, 20 de febrero de 2017

[Día 6] Confianza

De milagro voy a poder escribir la entrada de hoy. Más o menos igual que mañana que con la guardia hasta las 20:00 no se con qué ánimo llegaré. Al final el día ha sido completo (bendita Fibrilación Auricular) y provechoso (multitud de actividades y realizadas a buen ritmo). La tarde ha ido bien, he tenido un poco de ayuda extra y no ha ocurrido nada fuera de lo normal que merezca la pena destacar.

Una de las cosas con las que tenemos que lidiar los residentes cuando asumimos el control de nuestro cupo en este mes de responsabilidad, aunque en realidad le ocurre a cualquier profesional que llegue para sustituir a otro que llevara tiempo considerable, son las preguntas del tipo "¿hoy no está *****?" o "¿cuando vuelve *****?". Y digo "lidiar" porque supongo que dependiendo del tono o de la situación, y como no, de nuestra susceptibilidad, estas preguntas serán recibidas de distinta manera.

Lo normal será pensar que los pacientes están acostumbrados a confiar sus problemas al mismo profesional y al encontrarse al acudir a consulta con un sustituto a algunos puede hacerles dudar de recibir la misma atención o que puedan comprender su situación de la misma forma que alguien que lleva largo tiempo atendiéndoles.

Es lo normal. Creo que a mí me pasaría lo mismo estando en esa situación. La relación médico-paciente tiene uno de sus pilares fundamentales en la confianza. Hay muchos detalles que pueden sacarse de una consulta médica y, sin esta confianza, ya sea por la costumbre o por lo que transmita el profesional, pueden quedarse en el tintero muchas cuestiones que repercutan sobre el bienestar de los pacientes.

Lejos debe quedar la idea de que duden de nuestra experiencia o profesionalidad (estés en la situación que estés, siempre habrá alguien que dude de ello...). Tenemos que tener en cuenta que llevamos atendiéndoles mucho tiempo, por lo que en realidad posiblemente confíen más en nosotros que en cualquier otro profesional que ocupe nuestro lugar en vez de nuestros tutores.

Y no, este intento de reflexión no ha sido motivado porque hoy haya ocurrido más veces de la cuenta, pero es algo que siempre he tenido en mente y hoy ha tocado comentarlo ;).

¿Alguien le ha dado más vueltas de la cuenta a esto? Sería interesante comentarlo.

A ver qué tal se da mañana. Nos leemos. Espero que hayáis comenzado con fuerza la semana.

P.D.: Este sí que confía en nosotros. Ciegamente :).



domingo, 19 de febrero de 2017

[Día 5] Mi Centro de Salud

La verdad es que el agobio de ayer no ha dado para mucho, ya dije que duraba poco. Y además estoy poco inspirado. Siempre he admirado a las personas que logran tener al día sus sitios web con contenido propio y encima logran captar la atención de sus seguidores. Yo he intentado hacer algo parecido en múltiples ocasiones y o bien no era capaz de tener continuidad o el contenido era de baja calidad (ejem...).

La mañana de hoy la he dedicado a hacer un poco de ejercicio, que con la tontá llevaba un par de días sin seguir con la rutina que comencé en junio del año pasado. Parece mentira que esté aguantando tanto. La constancia nunca ha sido mi fuerte. Fe pueden dar de ello los que me conocen.

Mañana me espera un día duro. La tarde, pese a los preparativos, va a ser larga e intensa y tengo que aprovechar la mañana para adelantar algunas cosas a las que hoy no he podido dedicar tiempo. Sin contar que lo poco que le queda a hoy debería aprovecharlo también. ¡Qué pereza!

Salvo en los Centros de Salud en los que exista Servicio de Urgencias, solo hay un Médico y un Enfermero en el turno de tarde. Y eso sucederá mañana en el centro en el que trabajo. Un "extra" de responsabilidad a la ya existente. Pero cuando uno está bien acompañado, esto pierde importancia. Y mañana lo voy a estar.

La verdad es que estos últimos años me ha acompañado la fortuna por muchas razones y una de ellas sin duda ha sido la elección de mi Centro de Salud. Un consultorio pequeño. 4 Consultas Médicas, 3 de Enfermería y 2 de Pediatría. Con profesionales que generan un ambiente agradable, con los que da gusto trabajar, querer hacer las cosas cada día mejor y que hacen que cualquiera que haya podido trabajar en él lo eche mucho de menos cuando lo abandona. Con un ambiente así es complicado no sentirse como en casa incluso en los días más oscuros (y no me refiero precisamente al clima :P).

Bueno, mañana supongo que dará para más. Nos leemos. Si queréis ;).

P.D.: Aquí os dejo una foto con (de izquierda a derecha) Pepi, Laura y Carmen (sin Pepi y Carmen el centro se colapsaría cada día y Laurita se nos fue hace poco a trabajar al Hospital y la echamos mucho de menos). Creo que veréis más de una foto como esta a lo largo del mes :).